Este blog se alimenta de sus comentarios, sin alimento llega la inanición.

viernes, 24 de febrero de 2012

Pastel de Merluza y Puré de garbanzos, del tiempo los abuelos

Continuando con la transcripción del manuscrito de hace +/- 70 años hoy les voy a pasar dos en vez de una receta.
La primera es un Pastel de merluza, recuerdo que cuando era niño se hacia esta preparación en casa, entre mis recuerdos esta el uso de tomate, huevos y por supuesto la merluza, que serían las partes menos nobles, pero vayamos con la receta del manuscrito.
Pastel de Merluza
Se necesita medio kilo de merluza, se fríe en un sartén con 50 gramos de aceite, se desmenuza y se tiene en un plato.
Se pone en el sartén 4 cucharadas de aceite y se fríe media cebolla bien picada hasta que se ponga de color paja, entonces echaremos un poco de pasta de tomate friéndolo por espacio de 10 minutos, se separa la sartén.
En un recipiente hondo se baten 3 huevos frescos, vertiendo encima lo que hemos frito en la sartén y la merluza desmenuzada, se mezcla todo, sazonándolo con media cucharadita de pimienta y sal según gusto.
En un molde echamos 1 cucharadita de aceite y que se manche el molde, se espolvorea con pan rallado y luego se echa la parte que se tienen preparada, se pondrá al baño maría 2 horas, se vierte sobre una fuente y se cubre con mahonesa y se adorna con aceitunas.
Se sirve frío y caliente
La segunda receta, un Puré de Garbanzos para 4 persona.
Se echan a remojo 350 gramos de garbanzos, se pone en un puchero 2 litros de agua cuando es hirviendo se le añade dos patatas grandes peladas, dos zanahorias.
Una vez cocido con una espumadera se pone en una cazuela el contenido con la ayuda de 3 cuartos de litro de leche, presionando todo bien. Se tendrá en la cazuela a fuego lento hasta que empiece a hervir, añadiéndole 50 gramos de mantequilla, sazonándolo con sal y pimienta al gusto, se revolverá de vez en cuando para que no se pegue.
Se vierte en una cazuela y se adorna con pan frito.
Se sirve bien caliente.


2 comentarios:

Cicer arietinum dijo...

Esa misma receta la hacía (practicamente igual) mi madre y mi abuela, que ya la usaba a principios del siglo XX. Una preparación muy similar viene en Picadillo con el nombre de merluza-salmón, ya que el tomate le da al pastel un aspecto asalmonado. El resultado es extraordinariamente sabroso y tomado frio un entrante de lujo para cualquier comida veraniega

Apicius dijo...

Gracias por su visita y los detalles que aporta.
Saludos