Este blog se alimenta de sus comentarios, sin alimento llega la inanición.

lunes, 22 de febrero de 2010

Rata de agua en Álava?

No tenia noticia que en Álava se hubiesen comido ratas de agua, ¡son tantas cosas las que ignoro!.
En una reunión con señoras mayores de la Montaña alavesa, una señora recordaba que su madre cocinaba ratas de agua, según dijo, las pasaba por la lumbre y posteriormente las despellejaba y luego las cocinaba con un sofrito de cebolla y tomate, dijo que a veces las añadía al arroz.
Alguien que lea esta reseña, sería tan amable de indicarme si conoce la utilización de este roedor en los fogones alaveses y como lo hacían, yo estoy intentando buscar reseñas escritas pero de momento no he encontrado nada en mi biblioteca, tengo que ir a la Fundación Sancho El Sabio, pero no veo cuando tendré tiempo.
En Álava y de esto hay documentación se cocinaba el “Micharro o lirón” hoy en día especie protegida y por lo tanto no se cocina.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

He comido una vez rata de agua en los años del hambre, después de la guerra civil. Estas ratas son muy sociales y si descubres su guarida puedes cazar varias de ellas, La rata de agua, es un roedor, pero su alimentación es vegetal: raices, tallos tiernos y derivados existentes en las riberas de los rios ricos en plantas jugosas.. La rata que yo comí procedía de las riberas del canal de un molino que funcionaba en jurisdicción de Villamaderne.
Las despellejaron como si fueran conejos. Les dieron un adobo a base ajo, tomillo y alguna otra hierba, todo mschacado en el mortero con aceite y sal. Las pusieron al sereno dos noches y las guisaron asÍ: primero un refrito con manteca y luego un guiso en sarten a fuego lento con una salsa de cebolla, ajos, pimiento verde y tomate, este último sin piel ni pepitas y todos los vegetales bien picados. Les echaron pimenton picante en dosis moderadas y pimenton dulce, más medio vaso de licor, creo que aguardiente, y un poco de agua.
Estaban muy buenas las dichas ratas, pero a favor tenian la gazuza de unos chicos de veinte años que salían de casa para hacer la mili. Había que celebrarlo aunque uno no sabe por qué..
De cualquier forma era una comida ocasional y muy rara. El gato era mucho más socorrido para estas francachelas.
Pedro Morales

Apicius dijo...

Hola Pedro Morales:
Me extraña no haberle agradecido en su día los detalles que da de la preparación de la rata de agua.
Perdone la tardanza.
Muy agradecido por su visita y comentario.
Saludos